2pxLas Flores


 

La vivienda
Antes del conflicto armado, la mayoría de las viviendas del municipio y sus cantones estaban construidas con adobe, teja, piedras y madera. En el pueblo y en algunos cantones también habían casas construidas con ladrillos, pero eran muy escasas. La vivienda más común tenía un cuarto grande para dormir y otro cuarto que se utilizaba para la cocina, la cual tenía multiples usos. En la cocina se construía una hornilla para cocinar y otra para instalar un comal para hacer las tortillas. En la cocina también usualmente construían una estructura de madera llamada tabanco, para almacenar y preservar los granos. En el tabanco construían una pila de lodo y madera, conocida como troja, donde se guardaba el  maíz desgranado y el maicillo, para evitar que los gorgojos y otros insectos los atacaran. La gran mayoría de las casas tenían corredor, el cual se utilizaba para reunirse, comer, y otros usos varios. En los lugares donde no existía agua potable la gente dependía de pozos o brotes de agua que se mantenía fluyendo durante el invierno y algunos de ellos preservaban el líquido aún en el período seco del verano
Piedra de moler
La vivienda típica de cantón no ofrecía privacidad pues todos los miembros de la familia dormían en el único cuarto que la mayoría de ellas tenían. Es importante destacar que también habían casas más simples y otras con más de un cuarto.
También existían casas construidas con lodo y madera, conocidas como casas de bajareque.
En relación a los servicios higiénicos, la mayoría de cantones alrededor de Las Flores, incluyendo el mismo pueblo no tenían letrinas. Las necesidades biológicas se hacían al aire libre, y los animales domésticos, generalmente los cerdos y las aves de corral se encargaban de la limpieza de los desechos. Chorro de mi caserio
Ruinas del chorro público que construyó mi padre , Humberto Urbina en el caserío Los Urbina en Enero de 1969. Las ruinas de lo que fue mi casa hasta la edad de 15 años están a unos 20 metros de esta pila.
                                        Foto tomada el 4 de Abril del 2009
.
Casa

En el hogar típico campesino los habitantes teníamos algunas herramientas o instrumentos que nos facilitaban un poco la vida. Entre las herramientas más comunes, teníamos las piladeras. Estas se construian de un trozo grueso de madera al cual se le hacía un hoyo en el centro. Ahí se ponían granos tales como mazorcas de maíz, aceitunas para hacer jabón, maicillo, arroz, etc. El segundo componente de la piladera es el mazo, el cual es un pedazo de madera sólida, como del madre cacao. Al mazo  se le hace la parte de contacto con la piladera en forma ovalada para gopear los granos para pelarlos o para despegarlos de las mazorcas, bellotas o vainas.
Piladera
Otra herramienta infaltable en el hogar era la piedra de moler, la cual se utilizaba para moler maíz para hacer tortillas. También se utilizaba para moler otros granos tales como semillas de morro para hacer horchata, moler  café y maíz tostado, y cualquier otro grano que necesitaba ser preparado para cualquier comida u otro propósito. En algunos hogares la gente compraba molinos mecánicos de metal  para moler maíz, frijoles y otros granos.

Molino para moler maiz
Molino mecánico manual. de los que usabamos en algunos hogares de caseríos y cantones de Las Flores antes del conflicto armado..

La mayor parte de cantones de Las Flores no tenían electricidad, y por las noches nos iluminábamos con candiles de gas o candelas.