2pxLas Flores


 

Pedregal Chalateco
Geografía
El municipio de San José Las Flores está empotrado entre cerros y pedregales en el norte del departamento de Chalatenango. La mayor parte de las tierras que pertenecen al municipio están compuestas por matorrales y zacatales en terrenos pedregosos y empinados. Esta zona del departamento de Chalatenango se distingue por la falta de planicies y por ser poco favorable para la producción a gran escala de productos agrícolas y para la ganadería. En la zona abundan riachuelos que generalmente son caudalasos en el invierno, pero que en el verano pierden toda o la mayoría del agua. Las tierras de la zona no son muy fértiles  y la mayoría de terrenos presentan retos para cultivarlas.
Las poblaciones vecinas de Las Flores son Nueva Trinidad, al noroeste; San Isidro Labrador, al este; Los Ranchos, al suroeste; y Las Vueltas, al oeste. El Sumpul es el río más grande y caudaloso de la zona, y hacia el este se encuentra la presa hidroeléctrica conocida como La  Chorrera del Guayabo o Presa 5 de Noviembre, donde desemboca el Sumpul.


Recursos acuíferos
San José Las Flores no es un pueblo con muchos recursos hidrícos aledaños al casco del pueblo.  Antes del conflicto armado, el abastecimiento de agua para el pueblo llegaba de nacimientos un poco alejados del centro del municipio. En relación al abastecimiento de agua para los cantones y caseríos, cada lugar había hecho sus propios esfuerzos para abastecerse de  agua. Cantones como Las Limas y La Lagunita y sus caseríos habían logrado llevar agua potable a sus pobladores por medio del apoyo de organizaciones como FOCCO; y proyectos internacionales, en el caso del cantón La Lagunita y sus caseríos. En la época del invierno era muy fácil abastecerse de agua en cualquier lugar pues las torrenciales lluevias que caen en la región mantienen los ríos y manantiales saturados de agua limpia. En el verano el abastecimiento de agua se convertía en algo más complicado para muchas comunidades ya que solamente algunos posos y manantiales ubicados en áreas más pobladas de árboles mantenía el agua todo el verano.

Flora y fauna
La flora y fauna del municipio se encontraban en condiciones deplorables antes del conflicto armado debido a la sobrepoblación y a la tala de árboles indiscriminada prevaleciente en todo el municipio. No existía ninguna regulación a nivel municipal o nacional que prohibiera la tala de árboles o la caza de animales. Ninguno de las habitantes entendíamos o nos preocupabamos por el impacto que nuestras actividades tenían en el medio ambiente. La leña es y era la principal fuente de combustión para cocinar y la producción de ladrillos y tejas en la zona, y por consiguiente la tala de los recursos forestales es una de las mayores actividades que amenazan la existencia de los animales y la misma población humana. Jocotes

La mayor parte de la tierra de la zona se utilizaba para cultivar y alimentar ganado, para lo cual se requiere de la eliminación de árboles, pues la sombra no permite el cultivo y el crecimiento de zacate para el alimento del ganado y los granos y vegetales de consumo humano.  Tampoco existía cultura ni consciencia por el cuido del medio ambiente. A  nivel local o nacional no había conscientización o educación sobre las consecuencias de no cuidar la naturaleza.
La pesca era una actividad muy mínima. en la zona, pero aún así, algunos usaban veneno natural como barbasco, o dinamita para colectar la mayor cantidad de peces posible cuando la oportunidad se presentaba.
Esta práctica no era muy común, pero se realizaba sin ningún control. Los principales lugares de pesca de la zona eran el río Sumpul y el Embalse o Chorrera del Guayabo.
También existía la caza de animales en mínima escala pues ya no habían muchos ahi por la década de los setenta. La caza era generalmente con fines de alimentación pero eso no significa que no fuera deteriorante para la escaza fauna de la región.
Plateadas
Animales locales
La fauna del municipio era muy pobre, y ya estaba diesmada por la caza para el consumo alimenticio antes del conflicto armado. Las pocas especies existentes en los alrededores del pueblo estaban limitadas a aves, reptiles y unos pocos animales herviboros como conejos, venados, y otros rodentes pequeños como mapaches, tacuacines, ardillas y  cusucos. Además existían tepezcuintles, garrobos, iguanas, tenguereches,  toltusas, culebras de todo tipo, gatos monteses y zorrillos, entre otros.

Con respecto a las aves, existía variedad de aves locales, tales como las ruidosas gualcachillas,el torogoz, pijullos, chiltotas, tortolitas, tordos, rutugulas, godornices, chejes o pájaros carpinteros, chinchintoras y muchos más. Muchos de estos animales iban también desapareciendo conforme los recursos forestales también desaparecían a causa de la actividad humana.
Los animales domésticos más comunes en el municipio son las vacas, caballos, cerdos, gallinas, patos, chumpes o guajolotes y los infaltables perros aguacateros.

Chejes

Plantas locales
La flora del municipio está compuesta por una variedad de árboles, arbustos, charrales, piñales y zacatales. Los arboles más comunes en la zona son los sicagüites, naranjos, madre cacaos, laurel, jiote, mango, aceituno, jocote caoba, jocote, tempate, almendro, nance, aguacates, zapotes, ceiba y muchos otros. Arbustos tales como el chaparro, cusuco, papaturros, chimís, sincuyos. guayabos, achiote, limones, y muchos otros que también forman parte de la riqueza floral de la zona.
Además existe una gran variedad de charrales como: lorocos, chupamiel, güisquiles, siguanperes, pastes, marranitos y más. A lo orilla de los ríos y partes más húmedas también abundan plantas y zacates como el jaraguá, semillas de San Pedro, chufles, málaga, etc.
También están los populares piñales que producen motates, pollas y piñuelas, y que también sirven como cercos para detener los animales y demarcar las propiedades. Además tenemos los tubérculos com yuca, camotes, jicama, papas y gengibre. También existen otros más raros y poco comunes como el barbasco, que son grandes bolas que nacen en los cerros y que se utilizaban en el pasado para envenenar el agua en pozas de los ríos para matar el pescado indiscrimidamente. Los cultivos de granos más comunes en el municipio en el período antes del conflicto armado eran: el maíz, maicillo, frijoles, arroz, ajonjolí, micas, chilipucas, achiote y semilla de morro para hacer la bebida de horchata.
La zona también es propicia para sembrar vegetales como pepinos, ayotes, pipianes, papayas, guineos, anonas, poshtas y una gran variedad de frutas y vegetales que les favorece el clima tropical húmedo y caliente de la zona.
Los animales hervíboros también tienen a su disposición una considerable variedad de hierbas y zacates. Entre los más comunes se encuentran el jaraguá y el zacate de conejo. FlechaRoja