2pxLas Flores


En el curso de la producción de maíz, frijoles y maicillo también se sembraban vegetales y hortalizas en escala
menor. Por ejemplo, al mismo tiempo que se sembraba la milpa, también sembrabamos pipianes, ayotes, pepinos, tomates,  loroco, y en minima cantidad, algunos sembraban arroz en algún pedazo de tierra muy húmedo o fangoso que fuera propicio para tal cultivo.
Después de haber colectado el maiz y los frijoles, la última cosecha era el maicillo. También alguna gente sembraba frijoles en el mes de agosto en tierras que se prestaban para tal cosecha en esa época del año. Posteriormente, después de haber recogido todas las cosechas, los que tenían animales y terrenos propios, los echaban a los terrenos donde habían estado las milpas para que estos se comieran el zacate que había quedado de las cosechas. En el curso de la actividad agricola también se daban otras tareas que nos permetían  conllevar la cansada época del invierno con un poco más de variedad. Los fines de semana algunas veces ibamos a pescar a los ríos cercanos y a la presa hidroeléctrica 5 de Noviembre. También los hombres  participaban en partidos de fútbol, y  por las tardes los niños y niñas practicábamos varias formas de entretenimiento, como juegos de naipe, trinquete, fútbol, ladrón librado, carreras de carretas, juegos de trompo, juegos de parches de cera de abejas, salta brincas, volar piscuchas, y otros.

A finales del año, cuando ya se había recogido la última cosecha, generalmente se utilizaba el tiempo para cortar leña, reparar sercos y caminos y dejar todo listo para ausentarse por un par de meses para ir a las cortas de café en el occidente del país. La gran mayoría de adultos partían a las cortas de café a mediados de noviembre, y los cantones y caseríos quedaban practicamente habitados por ancianos y niños. Después de regresar de las cortas de café, seguía un período corto de poca actividad. Algunos aprovechaban ese período para construir alguna casa o para reparar las existentes. También a finales del verano se daban  las cosechas de jocotes y mangos, y se trataba de sacarles el máximo provecho. Después del regreso de las cortas de café, era común ir con más frecuencia al pueblo y a la ciudad de Chalate a comprar las cosas básicas para el resto del año. Algunos nos provisionabamos con suficiente sal, dulce de panela, ropa, azúcar y utensilios escolares para los niños que asistirían a la escuela. Las clases en la escuela de Las Flores iniciaban la primera semana de Febrero, y a partir de entonces muchos de los niños y niñas ya en edad escolar nos manteníamos ocupados estudiando
 
Nina
Era muy común que los niños y niñas a temprana edad nos involucráramos de lleno en las tareas agricolas de nuestros padres, generalmente por necesidad.
El mes de abril por lo general se utilizaba para preparar las tierras para las milpas. Muchos que tenían tierras arables comenzaban a preparlas para tal efecto. Las tierras no arables también eran preparadas y limpiadas, y en ocaciones quemadas para estar listas para la siembra al inicio de la temporada invernal. En abril se revisaban las sercas y se recogían los animales para que no invadieran los terrenos cultivables. Muchos de los campesinos de la zona no poseíamos tierras, y para cultivar teníamos que buscar a alguien que tuviera tierra cultivable en exceso para que nos alquilara. Antes de las primeras lluvias también se trataba de abastecerse del fertilizante y de herramientas básicas para la limpieza y mantenimiento de la milpa. Cuando llegaban las primeras lluvias, usualmente en las primeras semanas de Mayo, todo mundo se ponía a sembrar y a esperar por un invierno que trajera una cantidad de lluvias balanceadas que permitieran la mejor cosecha posible      página anteior  Flechita