2pxLas Flores


 

Actividad económica
La actividad económica del municipio estaba directamente ligada a la agricultura y ganadería. El municipio no tenía ninguna industria que generara empleo o que atrajera el turismo. La vida del pueblo y sus cantones estaba totalmente ligada a la actividad del cultivo artesanal de la tierra. Los agricultores solamente producíamos para consumir, y el poco exceso de producción se utilizaba para comercializar. En relación a la ganadería, también solamente se producía para el consumo local, y los que poseían varias vacas generalmente se limitaban a vender leche y hacer queso en cantidades pequeñas, que también vendían localmente. También era común la crianza de cerdos con fines de comercialización y de consumo local. Lo mismo sucedía con  aves de corral, generalmente gallinas. La poca actividad económica del pueblo y sus caseríos estaba limitada a la venta de productos y servicios. Por ejemplo, alguna gente elaboraba jabón de aceitunas, para luego ir a venderlo a la ciudad de Chalatenango. Otros habitantes del pueblo y de los cantones elaboraban y vendían licor producido en sacaderas clandestinas (lugar donde se producía el licor también conocido como chaparro).
Caballlo
Otras familias elaboraban cántaros, comales, ollas y otros utensilios de barro para la cocina. Los que poseían terrenos también vendían frutas y vegetales a los demás que no teníamos, y de esa forma existía un comercio informal que facilitaba nuestra existencia de una forma limitada. Muchas de las familias del municipio vendían pequeñas cantidades de maíz, frijoles y maicillo para obtener dinero para adquirir vestuario y para otras necesidades elementales, como la compra de medicinas, aceite de cocina, azúcar, sal, y otros poductos que no se producían en la región. Otro ingrediente de la actividad económica de los habitantes de Las Flores era la emigración cíclica o temporal a las fincas de café o de caña. Esto se daba a finales y a inicios del año, cuando la mayoría de campesinos partíamos a  los departamentos de Santa Ana, San Salvador, Sonsonate, La Libertad y Ahuachapán a incorporarnos a las cortas de ambos productos. Con la ganancia en las cortas de café y de caña de azúcar nos abastecíamos para todo el año de cosas tales como fertilizantes para las milpas, utensilios escolares para los hijos, herramientas, ropa para todo el año y otras cosas básicas para el hogar.

Bus

Servicios de transporte

En la década de los setenta y comienzos de los ochenta los servicios de transporte para Las Flores, Nueva Trinidad y Arcatao eran considerablemente efectivos. Había unos cinco buses que ofrecían transporte diariamente hacia Chalatenango, y un par se iban directo hasta San Salvador. La carretera siempre estaba en muy malas condiciones. El transporte se complementaba con vehículos particulares, especialmente camiones que transportaban productos agrícolas y animales. También había una o dos familias en el pueblo que tenía algún camión que prestaba servicio de transporte cuando era contratado por alguien. Además se contaba con los camiones que pasaban de los municipios de Arcatao y Nueva Trinidad que también ofrecían sus servicios por un pago.

El transporte de productos entre los cantones, caseríos y el pueblo generalmente se realizaba a caballo, y en ocaciones, las cantidades más pequeñas las transportaba la gente con su propio esfuerzo humano.
Campesino
La leña era el combustible principal para cocinar los alimentos, quemar ladrillos y tejas para las casas. La deforestación era y sigue siendo un problema con graves consecuenicas en la zona, y en todo el país. En el verano se talaban muchos árboles para abastecerse de leña durante la época del invierno, pues era más difícil conseguir leña seca para las necesidades del hogar en el período lluvioso.